facebook comscore
El presidente del politainment orgánico

El presidente del politainment orgánico

Columnas viernes 09 de abril de 2021 -

Por Iveth Serna

El mundo de la política y el del espectáculo son dos esferas, aparentemente polares, en constante alianza y complicidad perversa en la que solo ellos ganen; el politainment o la política del espectáculo.

El expresidente de EEUU, Donald Reagan, es el ejemplo más famoso para demostrar de que solo del aplauso vive el showman y que cuando es incapaz, o ya no es capaz de motivarlos en los grandes escenarios, siempre queda la posibilidad de buscar la gloria en el anfiteatro político donde el talento no es necesario, acaso un poco de simpatía… acaso, pero eso sí, un presupuesto millonario y el respaldo de un grupo político al que subordinarse, son requisitos irreductibles.

Reagan era un gran comunicador, pero carecía de los conocimientos académicos, políticos y éticos, para enfrentar los problemas de un mundo cada vez más complejo. Popularidad no significa buena gobernanza, así lo demostró con su política conocida como “reaganomics”, que solo era la instauración de la política neoliberal impulsada por la Primera Ministra Inglesa, Margaret Thatcher, que no era más competente que Reagan, y detrás de la cual se cual se escondía su verdadero creador, Von Hayek, a quien la dupla anglosajona no dudo en nombrar como asesor de Pinochet para hacer de Chile su laboratorio viviente.

La Sociedad de Mont Pelérin, fundada por Hayek y a la que pertenecían intelectuales de renombre como Friedman, Popper, Robins, Ludwig von Mises, Walter Lippman y Salvador de Madariaga, así como empresarios potentados, fueron y son, los verdaderos gobernantes del mundo neoliberal.

No es casual que la tecnocracia, que no tiene cabida racional en la democracia, se haya apoderado de los aparatos administrativos gubernamentales, así como no es casual el desprecio de los políticos por la representación popular.

El presidente con frecuencia se refiere a los intelectuales orgánicos como aquellas personas de la academia que elaboran ideologías para sostener a los gobernantes, pero ¿y si es al contrario? ¿Si son los grandes capitales son los que crean líderes orgánicos para legitimar las políticas económicas que convengan a sus intereses a través de sus ideólogos? Perverso ¿no?

Piedad, sabiduría y prudencia, virtudes que, según los griegos, debería cultivar un buen gobernante, sin embargo, en tiempos de la hipermodernidad, lo ligero, superficial, vacío y deshonesto, parecen ser las características que debe tener todo aspirante a un a cargo de elección popular.

Las masas apáticas, no son suficientes para sostener el neoliberalismo, también necesita políticos vulgares y que vean en el goce de los beneficios políticos un modo para la satisfacción de sus propios intereses ególatras. En este perfil caben todos los que no supongan un reto intelectual o moral; modelos, cantantes, luchadores, actores, deportistas, periodistas y largo etcétera de arribistas con necesidad de aplauso y riqueza.


No te pierdas la noticias más relevantes en instagram

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Magistraturas regionales del TEPJF Columnas
2021-10-28 - 01:00
AUTOCRITICA Columnas
2021-10-28 - 01:00
El plástico, el mejor sustituto Columnas
2021-10-28 - 01:00
LA NOVELA DEL CHAPO Columnas
2021-10-28 - 01:00
Revocación de Mandato: fallida impugnación Columnas
2021-10-28 - 01:00
Línea 13 - 28 de octubre Columnas
2021-10-28 - 01:00
Morena, la caballada está flaca Columnas
2021-10-27 - 11:40
El Clásico de otoño Columnas
2021-10-27 - 05:04
Desplazamiento forzado interno en México Columnas
2021-10-27 - 01:00
Telecom en México, la competencia se acaba Columnas
2021-10-27 - 01:00
Pagar la luz Columnas
2021-10-27 - 01:00
Hodmezovasarhely Columnas
2021-10-27 - 01:00
Justicia matemática Columnas
2021-10-27 - 01:00
Son niñas, no esposas Columnas
2021-10-27 - 01:00
+ -