facebook comscore
El transpacífico: más allá de un tratado inconcluso

El transpacífico: más allá de un tratado inconcluso

Columnas miércoles 18 de diciembre de 2019 - 19:27

Hoy se habla de globalización y desglobalización, del fortalecimiento del populismo en diversas regiones del mundo y el debilitamiento de las democracias. La configuración de un nuevo orden mundial vuelve a ser tema de debate entre académicos y se discute de la mano de los asuntos comerciales y tecnológicos en la agenda mediática. Y en mi opinión, el surgimiento de un orden transpacífico, con características diferentes al orden al que estábamos acostumbrados hasta ahora, es plausible. Un orden en donde lo transpacífico implica mucho más que un tratado inconcluso.

La crisis

En el último lustro hemos observado tendencias proteccionistas como reacción al hecho de que las instituciones que regían el comercio internacional desde 1995 resultaron favorecer a unos países más que a otros. Si bien los países que lideraron el diseño de estos marcos legales fueron los grandes beneficiarios de los mismos, ésta no sería una situación permanente. Estas regulaciones no se adaptaron lo suficientemente rápido a las voraginosas dinámicas del presente siglo, y efectivamente, prácticas desleales de comercio internacional se normalizaron a través de esquemas de corrupción, triangulación de mercancías y el famoso dumping.

Por otra parte, las consecuencias de la creación de estos marcos bajo una mirada condescendiente hacia países en desarrollo o “tercermundistas” en aquel entonces, no permitieron prever que éstos últimos tendrían un crecimiento mayor en años venideros y que también se beneficiarían de ese conjunto de reglas, como es el caso de China que ante la Organización Mundial del Comercio sigue obteniendo los beneficios de un país en vías de desarrollo.

Así, aunque estas tendencias proteccionistas en el aspecto comercial han sido categorizadas como un proceso de desglobalización, otros fenómenos como el brote de varicela a nivel mundial, protestas con motivos similares en diferentes latitudes, la diversificación del origen de los productos tecnológicos más populares y hasta el cambio en los patrones de destinos turísticos, no apuntan hacia un proceso de desglobalización, sino, a una reestructuración del estado de globalización.

Adicionalmente, observamos el desarrollo y clímax de crisis humanitarias en materia de migración, producto del escalamiento de conflictos bélicos con origen en las ideologías de la guerra fría, financiamientos de guerrillas y de grupos terroristas en países como Afganistán y Siria. Estos conflictos acentuaron las contradicciones entre las acciones realizadas por parte de las potencias mundiales a finales del siglo XX y los llamados valores “universales” promovidos por las democracias occidentales.

El ascenso de China

Mientras este orden post-guerra iba en declive, del otro lado del pacífico China lograba ventajas superlativas, aprovechando su posición como país en desarrollo, aprendiendo de la manufactura que se realizaba ahí, y generando alianzas con países vecinos. Hoy, China lidera instituciones que fomentan y regulan aspectos comerciales y de desarrollo en diversos países que limitan con el pacífico.

De manera paralela al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, China lidera el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. Igualmente, en comparación con bloques comerciales y por sector que el occidente ha creado, China cuenta con la Organización de Cooperación de Shanghái y ha invertido atención, tiempo y recursos en instituciones de cooperación con América Latina y África.

Así, China ha consolidado cierto nivel de poder jugando bajo las reglas de las instituciones transatlánticas y creando un nuevo conjunto de instituciones transpacífico que la beneficia, haciendo evidente una nueva división ideológica que impacta el proceder político del mundo entero.

Un orden transpacífico

El imaginario colectivo juega un importante papel en cualquier tipo de actividad política. En el imaginario internacional, Estados Unidos se percibe como un líder que ha dejado a sus seguidores insatisfechos; por el contrario, China se erige como un país que ha logrado cambiar de una economía manufacturera a un líder en la venta de bienes y servicios en tecnología y electrónica. Aunado a esto, China ha trabajado en su imagen y ha asociado al país asiático con la idea de que este no predica, ni pretende que sus valores sean universales, “pragmática” se autodenomina su política exterior, lo que le ha ayudado a ganar como aliados a países con traumas sobre “neo-colonialismo”.

Así, la participación de países que antes no figuraban como actores clave en el desarrollo de las dinámicas internacionales se ha incrementado. Países como Vietnam, Singapur, India, Malasia, Chile e incluso Australia se perciben cada vez más como cooperativos con China.

Aunque China ha declarado en múltiples ocasiones que no busca el liderazgo del orden internacional, hay un cambio de orden caracterizado por el caos, por cinismos políticos, y por el actuar en las zonas grises de la ley internacional. China se está beneficiando de su estatus en ambos conjuntos de instituciones, en las creadas por occidente, China goza de beneficios por ser considerada en vías de desarrollo mientras que en las instituciones creadas por China misma, goza estatus de líder, obteniendo así ventajas por encima de los países en desarrollo e igualmente industrializados.

El nuevo orden internacional carece de líder explícitamente y se organiza con el caos como principio. Los países latinoamericanos, que se encuentran entre la espada y la pared, tendrán que invertir en el desarrollo de talento con capacidad de analizar las dinámicas de Asia, que a su vez dictarán las dinámicas de un nuevo orden transpacífico, que es absolutamente diferente a lo que hasta ahora conocíamos como orden internacional.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Kobe: Un ascenso legendario Columnas
2020-01-28 - 00:00
Tiraditos Columnas
2020-01-28 - 00:57
Estaríamos mejor con López Obrador Columnas
2020-01-28 - 02:57
Línea 13 Columnas
2020-01-28 - 02:51
El derecho a una sana separación Columnas
2020-01-28 - 00:46
Democracia local: 21 años del IECM Columnas
2020-01-28 - 02:43
+ -