facebook comscore
Momentos de crisis y grupos vulnerables

Momentos de crisis y grupos vulnerables

Columnas miércoles 18 de marzo de 2020 - 00:56

En momentos de crisis es cuando podemos conocer lo que es real. He estado monitoreando desde mi encierro voluntario lo que se dice en México sobre el Covid-19 y es impresionante la desinformación que fluye a la par de la propagación del virus. Una de las cosas que más me alertó es leer repetidamente los comentarios de alivio de personas que creen estar a salvo por no formar parte de los grupos con mayor vulnerabilidad.
Tal como pasa con las violaciones a los derechos humanos de las personas en México, “No me pasa a mí, no tomaré medidas”. “¿No es alguien cercano a mí? No me preocupo”. Es fácil seguir con la rutina de la vida antes de poner un centímetro de empatía con las personas que sí están en riesgo.
Creemos que si algo no nos afecta, es invisible; a la usanza de las familias mexicanas que al callar los antiguos secretos familiares creían que podían desaparecerlos. Pues no. La realidad es que los grupos vulnerables ante el coronavirus son muchos más millones de personas de las que imaginamos. Vamos a los datos. Solo tomaré un par de enfermedades como ejemplo.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los grupos de riesgo son personas de la tercera edad, personas con enfermedades inmunocomprometidas, cardiovasculares y respiratorias crónicas. Bueno, según la OMS en México existen 8.7 millones de diabéticos, sin contar a los no diagnosticados, que podrían ser 12 millones de mexicanos. Eso es, señores, poco más del 10 por ciento de la población total.
Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en México y en el mundo, según la OMS. Uno de sus factores de riesgo es la hipertensión, y según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2018 (Ensanut), realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública y la Secretaría de Salud, 15 millones de personas la padecen en este país. Aunque una persona puede tener ambas enfermedades, la cifra sigue siendo enorme.
Este aislamiento que por ahora es voluntario, debería ser un tiempo de introspección. Cambiar nuestra mentalidad de una vez. Todas las personas, sin importar condición social, edad, religión, género, creencias, o estado de salud, entre muchos otros rasgos, debería ser resagada en el imaginario. Si me hace sentir bien que no estoy en el grupo de riesgo de una enfermedad, ¿cómo podré en un momento determinado, levantar la voz por los derechos humanos de los más vulnerables?
Te invito a reflexionar. ¿No estás en el grupo de riesgo? Podrías ser un portador. Guárdate, trabaja desde casa si tu oficio te lo permite, sal lo menos que puedas. Es la única forma de hacerlo. Entre tanta desinformación, ésta es la única certeza que repiten los expertos.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tendencias en el sistema de pensiones Columnas
2020-11-30 - 01:25
Política en vez de palas Columnas
2020-11-30 - 00:33
¿Qué esperas Claudia? Columnas
2020-11-30 - 00:07
Juan Pablo II, ¿realmente santo? Columnas
2020-11-30 - 00:04
Arsenal populista en acción Columnas
2020-11-30 - 00:03
+ -