facebook comscore
Nacionalización y energía

Nacionalización y energía

Columnas jueves 01 de octubre de 2020 - 06:48

Como lo adelanté el martes pasado, a lo largo de toda la década de los años 50, la relación entre el precio de compra de la electricidad a la CFE y el precio al que las empresas eléctricas extranjeras la vendían llegó a ser de más de 4 a 1, lo cual explica sus enormes ganancias y el poco interés por invertir en generación. Como consecuencia, había una agria protesta social en su contra, fundamentalmente de millones de usuarios organizados en las llamadas Ligas de Consumidores Domésticos, quienes desde los años 40 demandaban la nacionalización de la industria eléctrica.
Los registros históricos reportan que aquel día 27 de septiembre de 1960, el presidente Adolfo López Mateos escribió una larga carta al pueblo de México, de la que hay que recordar cuando menos estos dos fragmentos, por su impresionante actualidad:
“Les devuelvo la energía eléctrica, que es de la exclusiva propiedad de la Nación, pero no se confíen porque en años futuros, algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros.”
“Ni un paso atrás, fue la consigna de Don Lázaro Cárdenas del Río al nacionalizar nuestro petróleo. Hoy le tocó por fortuna a la energía eléctrica. Pueblo de México: los dispenso de toda obediencia a sus futuros gobernantes que pretendan entregar nuestros recursos energéticos a intereses ajenos a la Nación que conformamos… ningún extranjero necesita convertirse en accionista de las empresas públicas para apoyarnos. Solo un traidor entrega su país a los extranjeros…”
Jorge Luis Borges decía que la historia universal no es sino la diversa entonación de unas cuantas metáforas. Al contemplar este 60 aniversario, al evocar a Don Adolfo López Mateos, estamos en presencia de la más grande metáfora nacional: la aspiración histórica de México por obtener y retener el control de sus industrias estratégicas como palanca del desarrollo; la lucha por el bienestar popular frente a las pulsiones antinacionalistas del gran capital; y la esperanza de un futuro mejor para nuestros hijos e hijas. Ese momento luminoso de nuestra historia nos compromete a todos, desde este siglo XXI, desde nuestra trinchera, a seguir sirviendo a los 3 propósitos que animaron a López Mateos: progreso para el país, justicia para el pueblo y dignidad para la nación.
Hoy felicito emocionado a los directivos y directivas de ContraRéplica, así como a los y las colegas columnistas, reporteros, diseñadores y editores que día a día, desde hace justo dos años, entregan lo mejor de sí para darle vida y viabilidad al diario, al portal y, desde hace unos días, al canal de TV. Reconociendo el logro de aquel arranque y de este trayecto, los y las abrazo con el cariño, el afecto y la gratitud de siempre. ¡Fuerza líderes, lideresas!

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
GRACIAS BÉISBOL, GRACIAS REY Columnas
2020-10-27 - 06:59
Tiraditos Columnas
2020-10-27 - 00:26
ESTADOS UNIDOS 2020: ¿ELECTORADO COMPETENTE? Columnas
2020-10-27 - 00:15
Coahuila e Hidalgo, los resultados Columnas
2020-10-26 - 23:58
+ -