facebook comscore
¿Con mis hijos no te metas?

¿Con mis hijos no te metas?

Columnas miércoles 04 de noviembre de 2020 - 00:38

Durante los últimos años ha surgido un debate amplio sobre los derechos y obligaciones de los padres y las obligaciones del Estado frente a niñas, niños y adolescentes; hoy tenemos posturas encontradas que se resumen en frases como: “Con mis hijos no te metas”, o declaraciones como las de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien ha manifestado defender “hasta mi tumba el derecho a los niños y adolescentes a ser educados, y a que la educación sea laica”, lo que lleva el discurso a extremos que se descalifican entre sí y en medio quedan los derechos de niñas, niños y adolescentes, como si se tratase de un divorcio en el que cada parte quiere llevarse todo.

Más allá de los discursos existentes es necesario considerar que niñas, niños y adolescentes son sujetos de derecho, pero no son personas adultas, por lo que la atención y las políticas públicas de la administración en turno dirigidas a este sector de la población deben ser diferenciadas.

De conformidad con la Convención de los Derechos del Niño, la orientación y dirección de los padres permite que el niño ejerza su derecho a vivir en familia y su desarrollo; por su parte, el Estado, tiene la obligación de respetar esos derechos, así como tomar las medidas legislativas y administrativas adecuadas que fomenten la coordinación necesaria entre familia, sociedad y autoridades.

Así lo ha dicho la Corte, en el amparo en revisión 203/2016 reconoció que el Estado debe prestar asesoría, orientación y acceso a servicios de salud, educación, justicia, pero no puede desplazar la función protectora y orientadora de la familia, además, en el amparo directo en revisión 2994/2015 reconoció que la patria potestad se encuentra estrechamente vinculada con la protección a la familia y entre sus finalidades se encuentra la protección integral del niño.

A pesar de que estos parámetros son claros, hoy en el Congreso se discuten iniciativas como la de las senadoras Martha Lucía Micher, Citlalli Hernández y Jesusa Rodríguez, que buscan establecer que una niña víctima de violación pueda solicitar sola la Interrupción Voluntaria del Embarazo sin el acompañamiento de su madre, padre o tutor y sin un plan de restitución elaborado por las Procuradurías de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes; o la del senador Ricardo Monreal que con el objetivo de “simplificar” los trámites administrativos de reasignación sexo genérica en el Código Civil Federal, omite considerar la participación oficiosa y acompañamiento de las citadas Procuradurías cuando quien solicita el cambio de género es una niña, niño o adolescente.

En conclusión, tanto padres como autoridades, tenemos funciones distintas, pero complementarias, en las que se requiere una actuación coordinada, pues sólo así podremos diseñar políticas públicas con un verdadero enfoque de niñez.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las clases medias alemanas de la posguerra Columnas
2021-06-25 - 01:00
Desigualdad y movilidad social Columnas
2021-06-25 - 01:00
Línea 12: ¡Y sigue la mata dando! Columnas
2021-06-25 - 01:00
El Profe, vigente Columnas
2021-06-25 - 01:00
La reforma electoral avanza Columnas
2021-06-25 - 01:00
Se invitan solos Columnas
2021-06-25 - 01:00
Tiraditos - 25 junio 2021 Columnas
2021-06-25 - 01:00
Línea 13 - 25 junio 2021 Columnas
2021-06-25 - 01:00
Luca Columnas
2021-06-25 - 01:00
Billy Jean Columnas
2021-06-25 - 01:00
El COVID-19 hoy Columnas
2021-06-24 - 01:00
PyMES y las mujeres Columnas
2021-06-24 - 01:00
Constitucionalismo líquido Columnas
2021-06-24 - 01:00
Observación y elecciones 2021 Columnas
2021-06-24 - 01:00
Clase media: el nuevo enemigo Columnas
2021-06-24 - 01:00
Discurso e inversión Columnas
2021-06-24 - 01:00
+ -