facebook comscore
El Yom Kipur mexicano

El Yom Kipur mexicano

Columnas viernes 21 de mayo de 2021 - 01:28

México vive una época de expiación, arrepentimiento y perdón. El presidente pasó de ofendido a ofensor, pero no solo hay que ofrecerle disculpas a los mayas y a los chinos por acciones criminales del Estado mexicano contra etnias o razas, la violencia contra lesa sociedad se registra lo mismo durante el porfiriato que con los regímenes revolucionarios, tan sanguinarios y crueles como los españoles con la anuencia de los religiosos durante La Conquista. El siglo XX está plagado de abusos de autoridad en contra de los gobernados.

El Ejecutivo federal encarna al gobierno mexicano y es plausible que empiece a ofrecer perdón a los agraviados, pero si trata de reclamos y reivindicaciones no puede excluir a nadie. El Yom Kipur mexicano debe buscar también el perdón de los yaquis, si de etnias se trata.

Está en deuda con los familiares de las víctimas de La Guerra Cristera, la cual duró tres años -de 1926 a 1029-, y dejó 250 mil muertos e igual número de desplazados a Estados Unidos de América, la mayoría de ellos no beligerantes. La Ley Calles provocó la persecución de los cristeros.

En ese tenor, el mandatario está obligado con los estudiantes por la masacre de l968 y el halconazo de 1971, cuyo autor intelectual fue el expresidente Luis Echeverría Álvarez, personaje al que por cierto nuestro mandatario pretende emular con un populismo trasnochado.

Asimismo, quedan pendientes los agravios en contra de muchos líderes sociales abatidos durante los movimientos ferrocarrileros, de electricistas, y magisteriales, entre otros.

Pero el presidente no tiene que recurrir al pasado -a la historia-, está con un pasivo enorme con el presente. Merecen el arrepentimiento oficial los más de 250 mil compatriotas fallecidos por la acción tardía, la ignorancia, la negligencia y soberbia gubernamentales durante la pandemia. Muchas muertes se pudieron evitar si las autoridades sanitarias no hubieran minimizado ni visto con desdén al nuevo jinete apocalíptico que azotó al mundo entero, pero del que no quisieron retomar sus experiencias ni aplicar la cultura de la prevención como el uso del cubrebocas.

Los pronósticos más catastróficos del gobierno hablaban de 60 mil decesos, cifra que ya cuatriplicamos y sigue contando. A ellos hay que pedirles perdón.

La violencia es otra asignatura pendiente. A pesar de la supuesta “paz narca” que auto decretó la actual administración con su estrategia de “abrazos y no balazos”, los cerca de 90 mil homicidios dolosos en 26 meses de gobierno -cifra muy superior a la de los tres últimos sexenios completos-, merece también un acto de contrición con las familias de los masacrados, los desaparecidos y las víctimas colaterales del crimen organizado.

A las mujeres también hay que ofrecerles perdón, no solo por no atenderlas como víctimas ni frenar los abusos contra ellas en el hogar, el trabajo o la calle. No solo es el feminicidio como delito deleznable que va en aumento, sino la falta de sensibilidad ante las protestas feministas, la negación a una realidad que reclama la atención gubernamental desde el más alto nivel de la esfera pública. El reclamo de las mujeres se ha estrellado en la sordera de un amurallado palacio virreinal. A ellas hay que pedirles perdón.

Finalmente, el tibio y disfrazado perdón y mustia solidaridad con las víctimas de la tragedia de la línea 12 del Metro que enlutó a 26 familias no puede pasar por alto. La felonía de políticos y malos funcionarios que por negligencia y corrupción segó la vida de gente trabajadora merece también la disculpa formal del Estado mexicano. No puede la Presidencia encubrir a los responsables ni permitir que evadan el peso de la justicia. No se puede ser candil de la calle y mandar al carajo las afrentas del poder con los nacionales.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La Línea 12 del Metro, los responsables Columnas
2021-06-16 - 09:42
Tiraditos - 16 junio 2021 Columnas
2021-06-16 - 04:07
El trabajo infantil no es un juego Columnas
2021-06-16 - 01:00
La impunidad de Daniel Ortega Columnas
2021-06-16 - 01:00
Qué sigue después de la elección Columnas
2021-06-16 - 01:00
Línea 13 - 16 junio 2021 Columnas
2021-06-16 - 01:00
Tu reputación en un “like” Columnas
2021-06-16 - 01:00
Viejas alianzas legislativas Columnas
2021-06-16 - 01:00
2024, ahí nos vemos Columnas
2021-06-16 - 01:00
El proceso inicia desde la cabeza Columnas
2021-06-16 - 01:00
Primer balance del 6 de junio Columnas
2021-06-16 - 01:00
Tiraditos - 15 junio 2021 Columnas
2021-06-15 - 01:00
+ -