facebook comscore
Fuera de lugar

Fuera de lugar

Columnas viernes 28 de febrero de 2020 - 00:11

Muchas han sido las reacciones que el inminente paro programado para el día 9 de marzo próximo han generado, algunas atendibles, algunas interesantes, muchas francamente ridículas. La importancia histórica del acontecimiento, seguramente dará pie a muchas más opiniones en la siguiente semana.
Desde esa perspectiva, sea como sea, me parece oportuno señalar algunas conductas. Al pensar en el próximo lunes 9 de marzo, me parece oportuno señalar posturas propiamente machas y discriminadoras que de entrada están completamente fuera de lugar.
Primero, desde un punto de vista masculino, es completamente inapropiado opinar acerca de lo que las mujeres deben o no deben hacer ese día. Si deciden ir a trabajar, si coerción, están en su derecho, de la misma forma que si deciden salir a las calles a manifestarse y pintar monumentos, si deciden quedarse en sus casas o formar cadenas de estudio y comentarios virtuales.
De la misma manera, será completamente inaceptable, cualquier tipo de simulación condescendiente desde lo masculino, como resultaría que jefes y patrones públicamente apoyaran la protesta y la libertad de las mujeres para llevarla a cabo y, en lo oscurito, por debajo de la mesa, muy varonilmente, conminaran a las mujeres trabajadoras a acudir a sus centros de trabajo. La Secretaría del Trabajo debería advertir a los empleadores que cualquier intento de simulación será exhibido.
Por supuesto que está completamente fuera de sitio que los hombres emitan quejas o refunfuñen por tener que realizar las labores que las mujeres llevan a cabo todos los días: trabajar y atender a los hijos, por ejemplo. Si algo exige de nosotros los hombres este 9 de marzo es mirar, callar, tratar de entender para, en su caso, tratar de cambiar.
Este último punto me invita a desarrollar más, pues sería francamente indecoroso que los hombres no aprovechemos la oportunidad que ofrece este 9 de marzo para imaginar y llevar a cabo actividades que nos permitan en el plazo más corto posible, cambiar nuestra forma de pensar y comportarnos en relación con las mujeres, sus reclamos legítimos, su sometimiento y terror hacia nosotros. Pensemos cómo hacer para ayudar a que la protesta sea empujada por su voz y nunca más sea silenciada. No le hagamos el caldo gordo al canto de los tucanes que proponen soluciones medievales a problemas medievales: la pena de muerte no es una solución del futuro sofisticado e igualitario que queremos construir.
En particular, las autoridades deben aprovechar este 9 de marzo para relanzar una cruzada relacionada con la falta de justicia para las mujeres. La fecha podría servir como un parteaguas para que se anuncie una cruzada nacional no sólo de armonización legislativa, sino también de atención jurídica a través de todos los mecanismos a disposición del Estado: carpetas de investigación, fiscalías, quejas, amparos y, en general, todos los procedimientos legales que puedan ejercerse ante todas las autoridades de todos los niveles de gobierno para evitar que una sola mujer vuelva a sufrir violencia, para atender a las que han sido víctimas y para castigar a los perpetradores.
Si queremos pensar en grande y hacer en grande, dejemos los esperpentos de la pena de muerte y construyamos una agenda sofisticada, humana y de futuro.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-10-27 - 00:26
ESTADOS UNIDOS 2020: ¿ELECTORADO COMPETENTE? Columnas
2020-10-27 - 00:15
Coahuila e Hidalgo, los resultados Columnas
2020-10-26 - 23:58
Discursos de odio Columnas
2020-10-26 - 23:57
Línea 13 Columnas
2020-10-26 - 23:52
+ -