Los “defraudados”
Los “defraudados”

miércoles 06 de Febrero de 2019


“No hay peor ciego que quien no quiere ver” reza el dicho mexicano. La comunidad cultural, artística, intelectual y científica formó parte de la base electoral más sólida de Morena en la campaña presidencial del año pasado. No fueron pocos los escritores, pintores, cineastas, actores, investigadores, académicos y científicos que hicieron pronunciamientos explícitamente favorables al entonces candidato AMLO. La finta de lo políticamente correcto, de decir que están con “la izquierda” (así sea una que predica el evangelio) los condujo no solamente a apoyar, sino a promover el voto por Morena.

La primera decepción les llegó con las sensibles reducciones presupuestales para los rubros cultural y científico. La segunda, probablemente surgió al advertir la indiferencia con la que fueron recibidas sus protestas.

La comunidad intelectual mexicana, por llamarla de algún modo, no está mejor representada ni mejor tratada hoy de lo que estaba antes de la elección. De hecho está peor, pues recibirá menos dinero. Ni la cultura ni la ciencia serán prioritarias. Hasta ahí, sería otro dato más para la historia de las catastróficas equivocaciones políticas de los círculos intelectuales en el mundo. Así, la intelectualidad europea defendió el estalinismo. La intelectualidad latinoamericana aplaudió el castrismo en Cuba. La intelectualidad asiática recibió con beneplácito la revolución cultural china.

Lo interesante viene ahora. Ya se pasó de la estadística a la anécdota. Dejemos de lado el rechazo al cosmopolitismo en el discurso oficial. Se dice que afuera se aprenden mañas y lo que viene del exterior del país es negativo. Cualquier científico o artista que se respete, sabe que el contacto con el exterior enriquece el pensamiento y solamente una visión aldeana propone cerrarse al mundo.

La comunidad artística y científica no solamente sufrirá reducciones presupuestales, sino maltratos personales. Es el caso de Daniel Goldin, promotor de la lectura y funcionario de la Biblioteca Vasconcelos, a quien se le ha humillado y menospreciado durante el cambio administrativo en la institución. La mismísima Elena Poniatowska, promotora entusiasta de Morena donde las hay, ha protestado airadamente por el trato dispensado a Goldin.

Estamos entrando en una nueva etapa de hegemonía política autoritaria, prácticamente unipartidista. Todos los que la defienden le rendirán cuentas a la próxima generación cuando pregunte por qué permitieron el retroceso en las libertades políticas, la destrucción del sistema de contrapesos, eso que Aguilar Camín ha llamado “nocturno de la democracia mexicana”. Así como apareció la generación de los contemporáneos en plena etapa del nacionalismo revolucionario para reivindicar el cosmopolitismo artístico, ojalá que pronto surja una nueva generación intelectual con mayor sentido crítico y conocimiento histórico que la actual. La hegemonía de Morena asfixiará el pluralismo político. Ojalá no ahogue la vitalidad intelectual y el sentido crítico de los círculos culturales y científicos mexicanos. Ni el PRI en sus peores momentos pudo hacerlo.

Etiquetas


Notas Relacionadas


Conquistadores de Europa…Columnas
2019-02-18
MSC19Columnas
2019-02-18

Publicidad


Más leidas


Lo último


SIGUENOS EN TWITTER


+-